viernes, 12 de abril de 2013

Quédate


Quédate a mi lado. Esta noche no quiero que te marches. La primavera y yo seguimos llegando tarde, este año, esta vida. Tengo frío, las manos y el corazón congelado. Sé que no es un frío real como tampoco lo son algunos de mis miedos. Quédate y ayúdame. Consigue que no sienta frío y que los miedos sin sentido desaparezcan. Seguiré teniendo otros miedos, pero no importan esta noche.

Quizás te he pedido demasiado y mi historia te viene grande. No soy tan sencilla como te quise hacer creer, ni es tan fácil dejarme marchar, ni siquiera mi sonrisa es siempre auténtica. Sabes que puedo luchar en mil batallas perdidas y que una vez fuiste mi guerra.

No lo pienses ahora. Sólo sigue mirándome como lo estás haciendo. Y siéntate más cerca, como aquel día que ibas avanzando hacia mí.

Mañana saldrá el sol y todo nos parecerá distinto. Recordaré que no me quieres. Sabrás que el juego ha terminado. Seguiremos nuestros caminos hasta que vuelvan a cruzarse, que seguro lo volverán a hacer y habrá un nuevo capítulo de nuestra historia.

Esta noche terminaremos otro. Quédate y vamos a escribirlo juntos. No quiero estar sola y tú no quieres irte. Cuesta reconocer las personas que éramos cuando nos conocimos, pero a tu lado recuerdo la chica que fui, la que no tenía miedo, la que no tenía el corazón roto. Esta noche quiero volver a sentirme así.

No te vayas. Ven aquí. Pasa la noche conmigo y márchate antes de que despierte.


Vértigo

7 comentarios:

VioletaFou dijo...

Las historias que no terminan hacen más daño a medida que pasan los días y al final sólo queda desierto... No soy quien para dar consejos, sólo pasaba por aquí: Mil veces he caído en un "Quédate" de esos...la verdad? Mereció la pena cada uno, pero cada vez durante menos tiempo.
Huye del vértigo! ;)

Ladrón de Guevara dijo...

Es difícil saber que hacer cuando una historia se tambalea, cuando las batallas en realidad son heridas por curar, trincheras.

Tu historia me trajo a la cabeza la canción "Quédate" de Jesús Garriga.

Cuídate.

Sandra Garrido dijo...

Los miedos nos dejan bloqueados,
parecemos títeres bajo su manto
aferrarse a alguién puede parecer
la salida, pero .... realmente hay que mirarlos a la cara.
El miedo a la soledad, da más miedo sentirse solo cuando estás con alguien.

Doliente tregua

uN SALUDO

Ehse dijo...

A veces, pedir la compañía de alguien es mucho pedir a ese alguien, pero prescindir de ella es mucho pedirte a ti.

Son historias complicadas.

Un abrazo!

Desconcierto dijo...

Quédate,
o mejor
vete quedándote,
guarda tu frío
en mi frío
y el sol
donde nos conocimos.
Quédate,
o mejor
guarda mis ganas
en tu historia,
tiembla si no me ves,
aunque estoy tan cerca
que sé que te rompes
cuando aprieta la noche.
No te vayas
que no hay mejor lugar
que quedarse
en una canción,
en mi boca,
en mi cama,
en este vértigo
que deshace
nuestro hielo.


besos

grande, muy grande tu "quédate"...
precioso.

más besos


Cé. dijo...

Me has hecho sentir lo que escribías. Y me ha gustado. Además me he identificado un poco, sobre todo en los primeros párrafos.

Oski dijo...

Al igual que a Ladrón, creo que "Quédate" de Jesús Garriga es la perfecta banda sonora para este texto.

Y como dice esa canción: Estoy tocado pero sigo estando en pie...