domingo, 27 de noviembre de 2011

Vuelvo

Vuelvo de un finde lejos de aquí y sigo encontrando mi ciudad, que espera entre lluvias y sueños.


Vuelvo llena de recuerdos, de sitios visitados en mi cabeza, de lugares mágicos y de aventuras imposibles.


Vuelvo distinta, más melancólica (como estos días de lluvia), más calmada, más pendiente de ti.


Miro hacia atrás y recuerdo lo vivido. Pero me quedo con las sensaciones, con los sentimientos, con los abrazos.


Días intensos, risas incontroladas, lágrimas a punto de caer, miradas que lo dicen todo.


No me hubiera soltado nunca de ese abrazo, hubiera perdido ese avión.


Por primera vez comprendí a Isma odiando los aeropuertos.


Despegando conteniendo la respiración, volando estando en las nubes, aterrizando sin poner los pies en la tierra.


En Madrid repaso fotos y sentimientos. Debajo del paraguas nos recuerdo lejos.


Mando sms, correos, postales dando las gracias. No por compartir el viaje conmigo, por compartir la vida.


Vértigo



9 comentarios:

Rocío dijo...

... http://www.youtube.com/watch?v=iVqxcBpRGEs (=

oierr dijo...

Lo importante, siempre, es volver.

Julieta dijo...

Vuelves, dices? XD Qué te puedo decir, es tan lindo vivir volando.

Carlos dijo...

Nor,almente volver es estupendo. Sucede a veces, que no, que no es tan estupendo porque allí, donde te vas, dejas algo de ti. besos

La chica de los sueños de cristal dijo...

Yo desde luego ODIO los aeropuertos. Las idas son buenas, pero las despedidas no las soporto.
Un besito

candela dijo...

Qué bonito suena eso...

Besos

alvarodrv dijo...

Una entrada muy bonita. Yo he tenido que volver a mi ciudad natal por motivos poco deseables, pero volver y poder hacerlo con optimismo es lo mejor del mundo.

Un saludo!

Tropiezos y trapecios dijo...

A mi me gustan los aeropuertos, aunque comparto el sinsabor que se siente cuando vuelves de un viaje cuando aún te falta mucho por viajar.
Por mi parte, suelo pensar que el final de un viaje es el principio de otro.

Un abrazo
Ehse

Eternainocencia dijo...

Hace tanto no escribís!