domingo, 6 de noviembre de 2011

Llueve

Por fin llueve en Madrid.


El otoño que no quería llegar se deja ver, aunque la primavera todavía no se ha marchado y yo sigo con mis zapatos de verano fuera del armario.


Coloco los botines de invierno al lado y pienso cuales me pondré mañana. Llueva o no, sé que saldrá el sol.


Me acurruco debajo de la manta y escucho la lluvia, mojando el parque, mojando las casas, mojándome a mí.


Planeo una huída. No al sur, sino al norte, donde encontraré más frío, más agua y otros aires.


Madrid me esperará, me recibirá con un lunes extraño, en el que entre sueños y recuerdos iré al trabajo.


Habrán sido dos noches fuera. Sólo dos.


Nadie notará el cambio. Pero volveré y los zapatos de verano estarán dentro del armario.


Vértigo


10 comentarios:

Dinsmoor dijo...

Tan lindo es escaparse a escondidas :D
Un beso, Vértigo!

Luis Cano Ruiz dijo...

Así estamos todos, viendo que, poco a poco el frío conquista Madrid y nos devuelve (a los que somos del norte) cierta calma.

Una sonrisa que parce sustituir a la nostalgia.

Cuídate.

Rocío Andréu dijo...

Lluvia... ^^

poetadebotella dijo...

Mas frío seguro que encuentras...porque el tiempo ha cambiado radicalmente en cuestión de dias...que frio!
un beso vertiginoso!

candela dijo...

Qué bonita sensación!

Abbie dijo...

Ay, este otoño-primavera que tenemos. Que no se decanta por una estación ni por otra nos va a volver locas con la ropa.

Un beso

alvarodrv dijo...

Me gustan esos días lluviosos :)

Te puedes enamorar en todos esos sitios, y del autor de un blog, pero sería una leyenda urbana. Hecha realidad, eso sí.
un saludo!

Carlos dijo...

Aquí y ahora también llueve...

Unknown dijo...

con que lo notes vos...

Sauze dijo...

me gusta la lluvia para disfrutarla desde casa, quisiera aprender a disfrutarla estando fuera; al igual que el frío... no es buen compañero, me trae una melancolía irreversible.

las escapadas fortuitas siempre son las mejores!!