viernes, 9 de enero de 2015

Mi verdad

Eres mi verdad, mi norte,
la estrella polar que nunca busqué.
Sabes que tengo frío por las noches,
miedo durante el día,
y me muevo entre incertidumbres y vértigos.

No es fácil estar a mi lado,
descubriendo que sonrío a medias,
que me pierdo entre la manta,
que no necesito rescates,
pero quiero abrazos eternos.

Eres mi verdad, mi norte,
que me sujeta cuando vuelo,
y me levanta cuando piso baldosas,
que discute y me rebate,
me hace plantearme pensamientos,
que quiera luchar por mis ideales,
aunque ni los compartamos.

A tu lado doy más las gracias
y me quejo menos,
quizás nos equilibramos,
y contigo soy más yo de lo que soy sin ti,
más grande o más pequeña,
escondida en tu cama,
o agarrada fuerte de tu mano,
diciéndote que no me sueltes,
que no me dejes alejarte.

Eres mi verdad, mi norte,
apareciste en medio de guerras perdidas,
de mentiras que querían ser historias,
de complicaciones sin sentido.
Y llegaste sin hacer ruido,
proponiendo sinceridad y paz,
terremotos en el estomago
y calma en la mirada.

Una vez entre lágrimas,
dije que no me volvería a enamorar,
y dando pasos correctos,
disfrutando de tardes de cine,
siendo el tópico del que renegué,
acabé enamorándome de ti.

Eres mi verdad, mi norte,
quien me hace sentir sin traumas,
me recuerda que se puede ser feliz,
que no tengo que vivir atormentada
por fracasos pasados ni por futuros inciertos. 
Quien me demuestra que puedo perder el norte,
porque el norte me encontrará a mí.

Eres mi verdad, mi norte. 



Vértigo



10 comentarios:

Blanca dijo...

Así surgen las grandes historias, por sorpresa, cuando menos lo esperas, sin buscarlas.

Bonito equilibrio :)

Celia Moreno dijo...

Precioso.

Katrina dijo...

Que hermosas palabras, que hermoso sentimiento el que las evoca. Un final maravilloso; poder perder el norte porque el norte te encontrará... ¿qué mas se puede pedir?

Saludos

Luis Cano Ruiz dijo...

A veces no necesitamos verdades absolutas ni nortes geográficos, sólo alguien que nos equilibre y sepa dónde podemos perdernos y dónde debemos encontrarnos.

Cuídate.

Ehse dijo...

La verdad toma formas insospechadas. Por eso a veces cuesta tanto verla.

Un abrazo!

Tequila dijo...

La de veces que he dicho yo que no quería saber nada más de los hombres... y tarde o temprano, siempre llega.

Saludos!

18 susurros del viento dijo...

Alguien que te haga perder el norte y aún así logre ser tu brújula personal en cualquier día, en cualquier noche.
Un besito, me tendrás más veces por aquí ^^

Óscar Sejas dijo...

Cada uno encuentra su norte y equilibrio cuando menos lo espera.

Resistirte es ponerle puertas al campo.

Abrazos.

Desconcierto dijo...

qué bueno regresar...a este hogar

Lectora de Almas Ajenas dijo...

De verdad, vaya acierto!! Me están encantando tus historias.