martes, 30 de septiembre de 2014

Marilia – Subir una montaña


Las canciones de Ella baila sola han sido banda sonora del final de mi infancia, de mi adolescencia y de mi vida adulta. Siempre sonando de fondo, nunca dejando de escucharlas. Antes de vivir un amor de barra, ya me sabía la canción y cuando tuve que repartir amigos, la letra venía a mi cabeza. 

Mover el arroz, suelos de canicas, sapos, supervivientes, africanos vendiendo tabaco o cruzando en patera, ir a mi ritmo... Imágenes que vienen a mi cabeza al pensar en Ella baila sola. Si pongo el aleatorio de mi ipod acabarán sonando y nunca paso sus canciones. 

Recuerdo un concierto en el parque de atracciones en el que la chica de mi lado le susurró al oído a su novio "Por ti" mientras Ella baila sola tocaban la canción en el escenario. Desde mis ojos de niña, vi claro que eso era amor, aunque a mí todavía me faltarían años para saber de lo que estaban hablando. 

Sabiendo ya lo que es un corazón roto, habiendo escuchado promesas incumplidas y habiendo echado a suertes si se sigue o se rompe, Marilia saca nuevo disco. Los reyes magos me lo trajeron, como hace años me trajeron los de Ella baila sola.

Empecé a escucharlo y algo no encajaba en mi cabeza. Las canciones eran distintas, no me las sabía al momento (¿cómo pude pensar que serían más de Ella baila sola?), y no hablaban de amores juveniles.  Algo faltaba en mi cabeza. ¿Qué ha pasado en medio?

Desde entonces llevo escuchando las canciones, asimilándolas, convirtiéndolas en la banda sonora de esta etapa de mi vida, comprobando que no serán Ella baila sola pero no les hace falta, tienen su propio estilo, su propio lenguaje, su propio momento.

Entre los discos de Ella baila sola y el disco de Marilia han pasado mil historias y mil aventuras, tanto en la vida de Marilia como en la mía. No estaba preparada para el salto temporal, ni para asumir que he pasado de ser una adolescente a una mujer, ni para ver que ya no tengo amores de barras, ahora soy feliz sabiendo que no eres superman ni yo marilyn. La canción que presenta el disco representa bien la nueva etapa de ambas, me recuerda que no tengo que salir corriendo y que es bueno aceptar que se quiere a alguien. 

El resto del disco es igual de real, de auténtico, con situaciones que ahora puedo entender (y que no hubiera entendido hace años), con la vida que estoy viviendo plasmada en canciones. No es que las de Ella baila sola dejen de tener vigencia, es que las de Marilia las complementan. 

Meses después me atrevo a escribir sobre el disco, porque ahora ya me sé las canciones, ya las he hecho mías y ya puedo decir que me encantan. 


Vértigo

5 comentarios:

RuMBi dijo...

Me encanta Ella Baila Sola, en todas sus etapas. A veces sentimos terror al notar que maduramos, que nos hacemos mayores... Pero qué bonito es sentir que a pesar del miedo eres capaz de quedarte quieta y disfrutar de la madurez.

Un abrazo Vértigo, espero que todo vaya bonito.

Leire dijo...

Habrá que escuchar a Marilia entonces, ya que a mi me pasaba lo que tú has descrito con Ella Baila Sola.

Saludos

Catadora de sabores dijo...

Descubrimiento de la semana junto con el nuevo disco de Ismael Serrano?
Tendremos que hacer quedada para intercambiar opiniones jajaja

Luis Cano Ruiz dijo...

Me lo apunto, sin duda.

Cuídate.

Pececillo Carrousel dijo...

Hay canciones, grupos, que se atascan en nuestras venas para siempre. Y cuando vuelve a sonar en la radio, una sonrisa nos empapa la cara.
Aún recuerdo a Ella baila sola en los bares :)
Besitos

Miss Carrousel