domingo, 2 de febrero de 2014

Nada sé de tu vida

Nada sé de tu vida. Nada me quieres contar. Recuerdo que sé que estudiaste, donde trabajas y que música escuchas por las noches. También sé que te gusta coger el boli y escribir las más bellas y las más tristes historias, y a veces subirte a un escenario para compartirlas. 

Pero no sé nada de tu vida. Me dijiste que eras así y sólo pude aceptarlo. Ahora te veo cabizbajo, con la mirada más perdida que nunca, con los reglones más inclinados que antes y puedo saber que algo no marcha bien.

Me llegan rumores, me cuentan leyendas e intento leer entre líneas en tus historias. Y puedo imaginar tu corazón herido, tus lágrimas nocturnas, tus sueños rotos y tus silencios mirando al infinito.

Nada sé de tu vida, pero sé de finales, de noches sin dormir, de problemas para respirar, del miedo a no conseguir sobrevivir. Recuerdo que cada uno debe decidir cómo poner el punto final y empezar el nuevo párrafo y que poco puedo hacer por ti. 

Por eso no has recibido un correo con un "cuenta conmigo". Espero que ya lo sepas y que te podría contar como volví a respirar y a sentir, a caminar sin lágrimas, a vivir sin lamentar. Decirte la gran verdad de que el tiempo todo lo cura.

Aunque sé que nada te consolaría, que tienes que seguir hacia delante apoyándote en tus manos, en tu bolígrafo, en las canciones, en el sol que entra por tu ventana, en las personas que tú decidas que estén a tu lado.

Nada sé de tu vida. Y nada sabré hasta que tú decidas. Sólo espero que pronto camines de nuevo sin preocuparte por un pasado que ya pasó.

Vértigo

9 comentarios:

San Carbajo dijo...

Es curioso cómo una persona nos puede transmitir sentimientos así sabiendo cuatro detalles "tontos" de su vida que sólo son una parte del todo. Aunque tal vz esos cuatro detalles tontos sean las características que mejor le definen.

Un besote!

Catadora de Sabores dijo...

Genial.
Gracias.
Poco más se puede decir. A veces se necesita saber de la disponibilidad de otro. A veces ayuda a pedir ayuda.
Me gusta pensar que pronto se ocmpartiran momentos en los que las enseñanzas vuelen de un lado a otro dando consejos utiles por ser vividos en primera persona.

cuidate! un besote!

Oski dijo...

¿Qué decir cuándo ya está dicho todo?

Cómo dice Sandra, hay personas que en pequeños detalles lo transmiten todo, pero les cuesta mucho pedir ayuda, tal vez traten primero de ayudarse ellos mismos.

Cuídate.

Un abrazo grande.

Ladrón de Guevara dijo...

Muchas veces, el propio silencio y misterio de una persona es el dolor que encierra en si misma. Y a veces es difícil penetrar si ella pone todas las barreras del mundo.

Cuídate.

Eternainocencia dijo...

Creo que es más fuerte la desolación de quien queremos que la propia...

http://siegsoul.blogspot.com.ar/

Pez en un Carrousel dijo...

Aunque nada sepas, esa persona sabrá que desde ahí, estás deseando una sonrisa para ella.
Y aunque el tiempo cure (a veces), no olvida ;)
Besitos.
Me quedo por aquí jiji

Miss Carrousel

candela dijo...

El problema de tener el pasado demasiado pegado a los pies, es no saber ver ni vivir el presente.

Grande, como siempre :D

Besos

Paola Sanchez dijo...

... Por un pasado que ya paso... Wuu-aaa-ooo simplemente genial, me encanto! Os felicito... Muaaa

Desconcierto dijo...

Stand by me Vértigo

Qué cercanos, qué sinceros son tus textos...y qué vértigo proporcionan...

caminar....

besos