jueves, 18 de julio de 2013

Siguiente

Hoy te echaré de menos. Diré que tenías algo que me gustaba, que hubiera querido conocerte. Que hubiera estado dispuesta a que me conocieras. Aunque seguramente no es verdad. Conocerías a la persona que querría que conocieras, pero no a mí. No te hablaría de mis miedos, de mis vértigos, de las lágrimas por las noches ni de mi corazón roto. Sabrías de mi sonrisa, de mi optimismo, de mi confianza. Sería suficiente para que te enamoraras de mí, como ya lo hicieron otros que tardaron poco en olvidarme. 

Podríamos haber jugado a ser felices. Agarrarías mi cintura y yo te besaría. Nos diríamos todas las frases hechas y nos las creeríamos. Habría un instante en el que sólo existiríamos nosotros. Puede que por ese segundo, te hubiera merecido la pena luchar por mí.  A pesar de que después nos alejaríamos y nos convertiríamos en un recuerdo el uno del otro.

Te has marchado antes de que nada pudiera pasar, sin darme los besos que te pedí, sin darme tiempo para cumplir las promesas que te hice. Me has dejado aquí, entre mis historias y mis búsquedas, preguntándome de nuevo que pude hacer mal contigo. Aunque puede que el problema sea la pregunta y quizás deba decir que hice bien contigo para que supieras que todo podría ser sencillo a mi lado si no me conocías pero si lo hacías podrías estar subiendo a una montaña rusa.

Debiste entenderlo y decidiste que no querías. Hoy te estoy echando de menos. Mañana ya no lo haré. Volveré a ilusionarme con alguien que me sonría, a creer que estaré dispuesta a dejar que me conozca y él querrá luchar por mí. Lucharé por él. Y no pasará nada si ninguno lo hacemos, le echaré de menos y pasaré al siguiente.



Vértigo

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Deberías de actuar más por ti y dejar de agradecer tanto. Gracias hacen los monos.

Catadora de Sabores dijo...

Y asi hasta que llegue la persona que merezca la pena.
La suerte del que busca, es que tarde o temprano acaba apareciendo alguien.

Luchar y poner la preposición correcta. Ahí está la cuestión.

Quizás sea por mi naturaleza innata pero, pero creo que realmente quien nos merece la pena, es aquella persona que apuesta por nosotros.

El tema está en no perder la esperanza.

un saludo!

Desconcierto dijo...

Historias de la vida....

Unos se van, otros se quedan, otros vendrán, los habrá que se vayan y vuelvan, y se vuelvan a ir, los que están, siempre están, los que se van pero dejan poso, los que se posan y hay que echarlos, los que revolotean, están también aquellos que quedan por descubrir porque sencillamente la vida, el mundo, las personas, somos infinitos....disfrutemos del momento, disfrutemos de la vida, disfrutemos del vértigo del día a día.

besos

Desconcierto dijo...

ah ....y gracias las dan los humanos...y qué pocas veces escuchamos o leemos un 'gracias'

besos Vér

Ehse dijo...

Creo que la mente y las razones de otras personas son un laberinto, muchas veces indescifrable, y por tanto no debería hacernos daño, nunca sabremos lo que de verdad pasó con esa persona.

Al final, supongo, siempre habrá alguien que se quede, aunque tal vez tampoco entendamos por qué.

Un abrazo!

Cuerpos a la deriva dijo...

He perdido la cuenta de las veces que he leído y releído este texto. Es tan bueno y me siento tan identificada. Un abrazo

Ladrón de Guevara dijo...

Hay quien piensa que la vida es una sucesión de fracasos, hasta que por un error encontramos el acierto cuando no lo buscamos.

Equivocarse y perder no es algo malo, si se sabe que después de muchas lágrimas podremos conseguir otras tantas sonrisas.

Cuídate.

candela dijo...

Grande y verdadero.

Besos

Oski dijo...

Al final llegará el día en que no tenga que haber un siguiente porque llegará esa persona que sea capaz de luchar por ti y de quedarse.

Supongo que quién se marcha no merece la pena. Hay que seguir adelante :-)

Abrazos.