sábado, 12 de marzo de 2011

Sobre mí

No sé qué quieres saber de mí, qué quieres que te cuente.


¿No es suficiente con lo que ves?


Deberías ser listo y conformarte.


Quedarte con mi optimismo, con mi sonrisa, con mi mirada dulce.


Es más que suficiente para sentarte a mi lado, para charlar, para compartir risas y quizás caricias.


Lo pasaríamos bien y puede que pienses que me conoces y hasta que te gusto.


Deja de mirarme así, con esa cara que dice que quiere conocerme más.


No quiero que sepas que estoy llena de miedos y de inseguridades, que esa sonrisa es la careta que me pongo cada día.


No deberías aprender que puedo escribirte bellas palabras pero no decírtelas, que si miro al suelo me gustaría mirar fijamente, que como canta isma a veces lloro mientras duermo.


Tendrías demasiada información y no sería tan sencillo sentarse a mi lado.


Aunque quizás lo siga siendo compartir risas.


Depende de ti.



Vértigo

8 comentarios:

Vértigo dijo...

A mi manera... pero lo escribí..
Gracias a La chica de los sueños de cristal (http://my-glassdreams.blogspot.com/)

Cuerpos a la deriva dijo...

Algunas veces, después de saber más de una persona no sólo es más fácil sentarse a su lado, sino más difícil dejar de hacerlo.

Ladrón de Guevara dijo...

YA que citas a Ismael, diremos que a veces se necesitan personas que puedan reparar espejos rotos, y que luego se queden para ese abrazo necesario.

Granados dijo...

siempre es más facil decir las cosas por escrito, lo importante es decirlo

Llueve rocío... dijo...

genial

La chica de los sueños de cristal dijo...

Siempre a tu manera, así me gusta! Eso hace el blog más chachi :D

candela dijo...

Sería bonito.

Quijo dijo...

Pasar al otro lado, traspasar la frontera, abrirnos a la otra persona...gran paso, ...que al final acaba mereciéndo siempre la pena.

Un abrazo! :)