martes, 1 de diciembre de 2009

El 27

Esta mañana pensaba que es pronto para la navidad. Aunque ya sea diciembre, siento que faltan demasiados días para que el espíritu navideño me llegue, ese que me hace recordar el año, pensar en las personas perdidas y en las decisiones incorrectas, y que es la excusa perfecta para desvariar. No lo digas, ya sé que desvarío todo el año.
Pensaba en todo lo que falta para nochebuena y fin de año, en las citas pendientes, las tardes en tu sofá, los conciertos, las cenas de siempre.
Y me he subido al 27. Recorriendo las calles de Madrid he sentido que se acercaba la navidad. No creo que sean los árboles, ni las luces apagadas. Tampoco el frío. Ni siquiera pensar en los regalos que comprar.
Supongo que no ha sido nada, o ha sido todo. O simplemente que sin querer y sin pensar he visto que cerca se acaba el año.
Y no sé si me da pena o alegría, ni quiero empezar el balance que ya te contaré.
Sólo quiero este sentimiento que me hace soñar recordando el año que termina y pensando en el que va a empezar.
El 27 llega al final del trayecto y me tengo que bajar. No me bajaría nunca, porque sé que cuando me baje ya no me permitiré dejar de ser realista.

Vértigo

3 comentarios:

Lucía Corujo dijo...

Temporalmente es pronto para Navidad. Pero en el ámbito comercial, de lotería y de luces, parece que es Navidad desde inicios de Noviembre, la Navidad del consumo.
Un saludo

X dijo...

Yo creo que nunca es pronto para que sea Navidad. Pero si no lo es dentro de ti ahora, puede que no lo sea dentro de tres semanas tampoco. De todos modos, la Navidad es algo más que acabar el año y hacer balance. De hecho eso para mí ya no es Navidad. :-(

Bárbara... dijo...

Con la navidad casi encima, a mi tambien me cuesta entrar en clima... quizas el año ha sido extraño... quizas no quiero replantearme o repensar las decisiones tomadas como decías vos por allí respecto a tu carrera... no lo se.
Pero algo me susurra entre brisas que no habrá clima navideño al menos para mí en esta ocasión...
De todos modos no creo que pueda huir del tan temible balance... jeje.