domingo, 31 de agosto de 2008

Fluvi

Fluvi me está mirando en estos momentos. Me mira como si no lo hiciera. Le han creado una historia, un lugar donde vivir, unos amigos y unos enemigos. Le han creado hasta una personalidad, sin dobleces, sin complicaciones, sin oscuridad en su interior. Se supone que está bien.
Ya lo sé. Fluvi no es más que un muñeco en mi habitación. Ya lo sé, no siente, no vive, no me mira. Pero yo sí le estoy mirando. Y pienso en qué pensaría él de su vida. Creo que no la entendería. Buscaría su sentido y se daría cuenta que no tiene.
Fluvi se miraría en el espejo, miraría en su interior, tratando de encontrar defectos, queriendo dejar de ser optimista y de repartir vida por donde pisa. Miraría a su alrededor, observaría a sus amigos, a sus enemigos y no los diferenciaría. No encontraría gris en su vida, sólo vería blanco y negro, buenos y malos.
Triste, volvería a mirarse al espejo. Pero su sonrisa permanente le confundiría. Aun con ganas de llorar, el optimista de su interior no le permitiría dejar de sonreír. Abatido, saldría a su río. No siendo capaz de contestar mal a nadie, de poner mala cara, de dejar de repartir vida.
Se supone que está bien ser optimista. Se supone que está bien sonreír.
Seguro que le gustaría. Pero ahora estaría triste y no sería capaz de expresarlo. Se sentiría un personaje, con su vida decidida por otros, con un mañana igual que el ayer. Sin sentido, sin dolor.
Vuelvo a mirar a Fluvi. Recuerdo que es mi muñeco y que no puede moverse de mi mesa, que no puede escapar como quizás desearía si pudiera sentir.
Me pregunto si quiero escapar. Busco las diferencias entre Fluvi y yo. Y me doy cuenta de que yo no soy de plástico.

Vértigo

9 comentarios:

Pulgarcito dijo...

¿Tengo una duda sobre Fluvi?

Es masculino o femenino...me sorprende la gran ambigüedad sexual de las mascotas...
Además de que nadie puede creerse que sea una gota de agua...la falta carisma, Cobi y Curro tenían algo que este/a no tiene.

Puntualizaciones aparte: sigue escribiendo. merece la pena.

ROP dijo...

Me gustan mucho tus relatos.

Volveré a visitarte...

Un saludo ;)

Laia dijo...

Las tontas algún día dominaremos el mundo, lo tengo claro... :)
Me alegra mucho ver que te has pasado, pero aún más que te haya gustado lo que has encontrado por ahí; al fin y al cabo, es un trocito de mí misma.

Cuando he leído lo que ponías acerca del blog, lo de que nace por culpa de esa escritora que llevas dentro, vaya, que he pensado irremediablemente en mí, porque es una de las razones de ser de "El mundo es un cuento".


Ánimo con el blog, no lo dejes porque está genial.
Quién sabe lo que pensará Fluvi; quizás sea un conformista y cualquier cosa le valga, o quizás sea un rebelde sin causa...
:)

Un saludito.

saiz dijo...

Puede que las cosas inertes también, a su modo, estén vivas. Puede que los objetos no vivan al 100%, pero tal vez al 0,00001 %. Del mismo modo que no hay una separación radical entre lo vegetal y lo animal (seres que no se sabe si son plantas o animales), tal vez tampoco haya un corte tajante entre el mundo inerte y el animado. Puede que Fluvi, a su modo, también perciba, sienta.

Regina dijo...

Gracias por tus palabras

Y quiero añadir que a mí no sólo me ha gustado tu relato sino que me ha encantado.
"Aun con ganas de llorar, el optimista de su interior no le permitiría dejar de sonreír.

"No siendo capaz de contestar mal a nadie, de poner mala cara"

"Pero ahora estaría triste y no sería capaz de expresarlo. Se sentiría un personaje, con su vida decidida por otros, con un mañana igual que el ayer. Sin sentido, sin dolor."

Ufff...me ha puesto la piel de gallina.

Un beso.

pinwino dijo...

Muy buen relato, a mi me pasa con otros objetos inanimados que merodean por mi habitacion, pero cuando describes a Fluvi como un ser que esta obligado a sonreir, visualizo a un payaso, esos seres que siempre muestran una sonrisa, y guardan las lagrimas en su interior. Todos deberiamos sonreir, pero dar sonrisas sinceras y desinteresadas.

Javi dijo...

Hola Vértigo!!

Me ha encantado tu historia!!! Bienvenida de nuevo después de unas merecidas vacaciones!!!

Un beso

-javi-

Sara dijo...

Gracias por tu visita, Vértigo, la verdad que tienes toda la razón.

No hay nada peor que la imposición de parecer féliz para el resto de nuestros días.

Una vida sin derecho a vivirla, porque ya la han decidido otros por ti, una vida con un comienzo, un final, y nada interesante a tu alrededor porque no te dejan vivirla, porque otros ya han escrito todo lo que debe ocurrir.

En cualquier caso, me cae simpático, parece inocente, no tiene culpa de nada, se limita a ser lo que los demás esperan de él, como tantos otros, que no son muñecos, sino personas...

Estás invitada siempre que quieras, un gran abrazo

Amapola dijo...

Bien,me alegra ver que sigues por aquí ,he reflexionado y aunque no podré dedicarle mucho tiempo intentaré estar ahí,besos